MUCHO MÁS QUE AGUA SEGURA

titulares_notas_06img_notas_agua

Un alegre coro invade con sello femenino el espacio, justo frente a su nuevo centro de trabajo comunitario. Son las mujeres artesanas de El Churcal, Vaca Perdida y La Rinconada, que entonan canciones en lengua Qom escritas por ellas mismas. El motivo, la inauguración del nuevo centro de trabajo comunitario, el acceso al agua segura, la instalación de huertas, almacenes y las capacitaciones en salud ambiental que ya empezaron a promover el desarrollo de 10 comunidades originarias del Gran Chaco Americano y que cambiarán su vida para siempre.

El proyecto #AguaParaCrecer no sólo cumplió con la construcción de un centro comunitario que facilita a las mujeres la producción de artesanías, su principal fuente de ingresos. “Al contar con un taller ahora es fácil reunir a las mujeres, porque antes nos juntábamos abajo del árbol, donde a veces llovizna o hay vientos fuertes” dice Dina, una de las mujeres artesanas, y agrega: “Estamos muy contentas por el apoyo incondicional que estamos recibiendo”.

Además, ya se dejó instaladas 6 huertas comunitarias para autoconsumo y comercialización, que se encuentran en las comunidades de El Churcal, Lote 8, María Cristina, Santa Teresa, Vaca Perdida y La Rinconada, mejorando el acceso y consumo de alimentos sanos, contribuyendo así a su nutrición y seguridad alimentaria. Los motivos para celebrar no son pocos, ya que también se desarrolló un plan de negocios que permitirá generar un ingreso anual de alrededor de 430 mil pesos con el excedente de las huertas, promoviendo la reinserción laboral de los hombres de la comunidad.

Pero eso no es todo. También ya se instalaron 3 almacenes y se abastecieron un total de 5 con productos de higiene, alimentación y cuidado del hogar, que hasta ahora solo podían obtener una vez al mes en la ciudad de Juárez, a 80 kilómetros de su comunidad. Con los almacenes comunitarios se generará un ingreso adicional de $16.000 anuales en cada comunidad. “A partir de esto y en el marco del Plan de Vida Sustentable de Unilever, el proyecto Agua para Crecer de Cif Lavavajillas, ya es una realidad”, afirma emocionada Nidia Boggio, Directora de Marketing Global de Unilever.

Por su parte, Agustín Noriega de Fundación Gran Chaco, aliado estratégico de Unilever, cuenta que “es importante que la gente tenga buenos productos a precios accesibles en los almacenes y que se produzcan alimentos que hoy no cultivaban porque no había agua segura…”. “Es muy auspicioso en el marco de una estrategia de desarrollo sustentable, que la gente genere su alimento, consuma productos de calidad y venda su producción artesanal”.

Las 1.300 mujeres se están capacitando sobre manejo del agua, salud y alimentación sana, al tiempo que aprendieron un cancionero en lengua Wichi y otro en lengua Qomel’ec para difundir lo aprendido en las escuelas y comunidades. Además, se elaboró una cartilla bilingüe sobre salud y gestión del agua con motivo de una campaña de salud ambiental que alcanzará a 6.500 personas.

“Esta iniciativa tiene un impacto vital para los habitantes de la comunidad de El Churcal ya que representa una mejora sustancial de sus condiciones de vida y de trabajo” comenta Florencia Iacopetti de Fundación Avina, y agrega que “es un caso modelo de cómo las empresas, en articulación con el Estado y la sociedad civil pueden contribuir de manera concreta a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS de Naciones Unidas)”.

Durante la inauguración de las obras también estuvo presente Hugo Bay, subsecretario de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental del Ministerio de la Producción y Ambiente del Gobierno de la Provincia de Formosa, que refiriéndose a la inauguración del centro resaltó que “las extensiones son muy grandes en nuestro territorio provincial, las necesidades son muchas y los lugares de encuentro ayudan a que salgan ideas, que se produzcan debates y que en función de eso vayan apareciendo nuevos reclamos y nuevas soluciones”.

De acercar soluciones se trata, precisamente, este proyecto que hoy es una realidad y un nuevo comenzar. Así al menos lo entiende Nicolas Larrea, cacique, enfermero y segundo pastor de El Churcal: “Agradezco la gentileza de todos. Para nosotros es una victoria para el bien de los que menos tienen y un nuevo punto de partida para la comunidad”.

#AguaParaCrecer en Números

1 centro comunitario con acceso a agua fue construido y condicionado para procesar los vellones de lana de oveja.

6 huertas comunitarias instaladas.

1.300 mujeres indígenas capacitadas sobre manejo del agua, salud y alimentación sana

6.500 personas son alcanzadas con esta iniciativa

3 almacenes fueron instalados y 5 abastecidos para proveer de productos de higiene, alimentación y cuidado del hogar.

6.500 personas de las comunidades fueron beneficiadas por la campaña de salud ambiental.

50% es el incremento en los ingresos que permite el proyecto, a partir del aumento en la producción y venta de artesanías.

10 comunidades Wichis, Qom y Pilagá son impactadas con el proyecto

430 mil pesos en total es lo que genera cada año el excedente para comercialización de las huertas comunitarias

$16.000 anuales adicionales generan los almacenes instalados en cada comunidad

1 cancionero y cartilla bilingüe fue elaborado en lengua Wichi y otro en lengua Qomel’ec para difundir la campaña de educación ambiental