UN LARGO CAMINO AL RÍO

titulares_notas_05

 

El agua es indispensable para la vida, el cultivo de alimentos y la producción de artesanías. En El Churcal, este recurso vital es escaso y depende de la visita esporádica de un camión cisterna o de la captación de agua de lluvia, que se realiza por medio de canaletas instaladas en los techos de las casas y de la escuela.

En el Gran Chaco hay épocas de mucha sequía y, en esos meses, la comunidad no cuenta con agua suficiente para consumo, higiene y alimentación. Mucho menos, para lavar y teñir las lanas y realizar artesanías. La ecuación, entonces, es tan perjudicial como sencilla: cuanta menos agua dispongan las mujeres para la producción, menor posibilidad tienen de generar ingresos.

En este contexto, y para no discontinuar su trabajo, algunas mujeres caminan hasta cuatro horas diarias para abastecerse de agua del río. Las horas que insumen en esta caminata nunca regresan.

Por ello, las mujeres Qom de El Churcal se están organizando en pos de un objetivo común: que el acarreo de agua deje de ser parte de su rutina y puedan destinar ese tiempo a la fabricación de sus tejidos artesanales y así mejorar las condiciones de vida de sus familias.